Marta Escribano

Marta Escribano

Marta Escribano (Madrid)

Había intentado aprender a tocar la guitarra de manera autodidacta muchísimas veces, pero siempre lo acababa dejando por falta de motivación. Incluso una vez me apunté en otra escuela y también lo terminé dejando porque sentía que no conseguía avanzar.

Sin embargo, apuntarme a clases en Guitarra y Canto ha sido la mejor decisión porque con la metodología que se sigue en ellas ya desde prácticamente la primera clase sales con capacidad para tocar alguna canción sencilla, lo que motiva mucho a querer seguir mejorando y no dejarlo.

Si tuviera que destacar algo que valoro de las clases sería la cantidad de materiales que Alejandro pone a nuestra disposición y que se pueden usar tanto en las clases como en casa para practicar. Otra cosa que también me parece muy agradable es el ambiente de las clases, muy distendido, y en el que cada uno puede aprender a su ritmo o centrarse más en las cosas que más le interesen, sin que eso repercuta en absoluto en el aprendizaje de los demás. Además, que ofrezca la posibilidad de aprender a la vez a cantar me parece una ventaja añadida.

No soy ninguna experta de guitarra y todavía me queda mucho por aprender, pero de verdad que si cuando me apunté me hubieran dicho que iba a mejorar tanto en tan poco tiempo me hubiera costado mucho creerlo. Sin duda recomiendo las clases al 100%. 

Guitarra y Canto
5
2022-06-18T19:00:37+00:00
Marta Escribano (Madrid) Había intentado aprender a tocar la guitarra de manera autodidacta muchísimas veces, pero siempre lo acababa dejando por falta de motivación. Incluso una vez me apunté en otra escuela y también lo terminé dejando porque sentía que no conseguía avanzar. Sin embargo, apuntarme a clases en Guitarra y Canto ha sido la mejor decisión porque con la metodología que se sigue en ellas ya desde prácticamente la primera clase sales con capacidad para tocar alguna canción sencilla, lo que motiva mucho a querer seguir mejorando y no dejarlo. Si tuviera que destacar algo que valoro de las clases sería la cantidad de materiales que Alejandro pone a nuestra disposición y que se pueden usar tanto en las clases como en casa para practicar. Otra cosa que también me parece muy agradable es el ambiente de las clases, muy distendido, y en el que cada uno puede aprender a su ritmo o centrarse más en las cosas que más le interesen, sin que eso repercuta en absoluto en el aprendizaje de los demás. Además, que ofrezca la posibilidad de aprender a la vez a cantar me parece una ventaja añadida. No soy ninguna experta de guitarra y todavía me queda mucho por aprender, pero de verdad que si cuando me apunté me hubieran dicho que iba a mejorar tanto en tan poco tiempo me hubiera costado mucho creerlo. Sin duda recomiendo las clases al 100%. 
Ir arriba